• Blog

Martes, 12 Mayo, 2020 - 16:30

Aprender para la vida 

Aprender para la vida 

En busca de alumnos preparados para vivir en el mundo… y para cambiarlo. 

Hablar de Aprendizaje para la vida es una oportunidad única para poner en valor el papel de la educación en la sociedad y el de cada uno de nosotros como profesores. Hoy les quiero proponer que se detengan un momento a reflexionar sobre ello; por eso les comparto estas 8 ideas fuerza. 

1. La escuela educa para la vida 

Aprender para la vida no es una opción, es una obligación. Nuestro principal objetivo, y el de todos los sistemas educativos, debería ser ofrecer a los ciudadanos las herramientas necesarias para que puedan integrarse de forma activa y constructiva dentro de los distintos escenarios sociales.  

2. En muchos momentos, la escuela ha educado para la escuela 

En muchas ocasiones hemos terminado confundiendo los fines con los medios, de manera que las dinámicas y tareas que se desarrollaban en nuestras aulas han tenido poco que ver con la vida de los estudiantes. 

3. Vivimos un momento de cambio educativo 

La falta de conexión de los aprendizajes con la vida es uno de los puntos clave de la reforma educativa que se está produciendo a nivel mundial. Por esto, en las últimas décadas se viene produciendo un replanteamiento del sistema educativo, que pretende superar esta visión más academicista de la vida escolar. 

4. Educar para la vida no resulta sencillo en el momento actual 

Estamos educando en la incertidumbre. La rapidez de los cambios sociales complica el poder anticipar qué aprendizajes resultarán relevantes para la vida. Como afirma Ángel Pérez Gómez, estamos educando a los estudiantes para desempeñar trabajos que no existen, en los que tendrán que utilizar tecnologías que aún no se han inventado para resolver problemas que todavía no se han planteado. 

5. Un faro dentro de la incertidumbre: las tres competencias clave de DeSeCo 

El proyecto DeSeCo (Definición y Selección de Competencias) de la OCDE establece tres competencias fundamentales que pueden ayudarnos a movernos dentro de este panorama incierto. 

  • Utilizar las herramientas (lenguajes, conocimientos y tecnologías) de manera interactiva 

  • Interactuar en contextos de gran heterogeneidad, ser capaz de relacionarse bien con los demás, resolver conflictos de manera constructiva y, por supuesto, cooperar. 

  • Actuar de forma autónoma, una competencia que apunta a que los estudiantes sean capaces de desenvolverse de manera autorregulada y eficaz dentro de un marco social amplio y complejo, y de diseñar, gestionar y evaluar sus propios proyectos personales: alumnos más autónomos. 

6. Educar para la vida exige apuntar a aprendizajes esenciales, que no tienen fecha de caducidad 

Para ello, estas tres competencias son una guía que orienta la labor que se desarrolla dentro de las escuelas. Estas tres competencias pueden considerarse esenciales hoy, como lo fueron ayer y, por supuesto, lo serán mañana.  

7. Educar a los alumnos no solo para vivir en el mundo, sino también para cambiar el mundo 

El papel de la escuela no se relaciona solamente con la transmisión de la cultura de la sociedad, sino que debe apuntar a mejorar dicha sociedad. 

8. Educar para la vida exige que los profesores enseñen en red 

Las competencias clave no se aprenden en un año, ni en una asignatura: es necesario un aprendizaje sistemático y coordinado a lo largo de todas las etapas educativas. 

El desarrollo de estas competencias esenciales por parte de los alumnos trasciende a lo que cada profesor puede hacer desde su asignatura.  

Francisco Zariquiey 

Fuente: https://www.grupo-sm.com/es/post/aprender-para-la-vida 

Top