Viernes, 12 Abril, 2019 - 14:30

SM Perú llevó a cabo la Conferencia Internacional “La resolución de problemas en la metodología Singapur”

Especialista en educación llegó al Perú para capacitar a docentes en esta metodología

Actualmente, los niños que aprenden matemática tienen que realizar cálculos tediosos y aprender rutinarios procedimientos y fórmulas, sin entenderlas. Hace 40 años, Singapur analizó estos errores en educación y, tras años de trabajo, desarrolló lo que hoy se conoce como la metodología Singapur, para aprender matemática comprendiéndola.

Esta metodología se basa en el proceso de aprendizaje de la persona, desde que se enfrenta por primera vez a un nuevo conocimiento hasta que este queda asimilado.

Es por ese motivo que SM Perú, comprometido con la educación y formación continua de nuestros docentes, llevó a cabo el pasado jueves 4 de abril la Conferencia Internacional “La resolución de problemas en la metodología Singapur”, que estuvo a cargo de la doctora Arántzazu Fraile Rey (España) y que contó con el aval académico de la Universidad de Alcalá.

“El método parte de la resolución de problemas. La clave está en que los niños nos cuenten lo que están pensando y, a partir de lo que van descubriendo, se va conduciendo la clase. Cuando depositas el protagonismo en ellos y los escuchas, se sienten partícipes y empiezan a comprender”, indica la especialista.

Ella nos explica cinco razones potentes para aplicar esta metodología con Piensa Infinito de SM:

  1. La metodología Singapur se caracteriza por el enfoque en espiral: menos contenidos con mucha más profundidad. Cada sesión supone un pequeño avance respecto de la anterior, lo que permite entender y afianzar los contenidos y posibilita que todos los alumnos avancen con seguridad y confianza, independientemente de su ritmo de aprendizaje.

  2. La práctica está basada en la variación, no en la repetición. Por tanto, cada sesión y cada actividad representan siempre un reto intelectual.

  3. La centralidad en la resolución de problemas, que se abordan primero de forma intuitiva y se van formalizando poco a poco. Al partir siempre de la resolución de problemas se contribuye al desarrollo de conceptos y habilidades matemáticas.

  4. El resolver problemas permite que el alumno establezca conexiones, sea consciente de su proceso de aprendizaje y crezca en perseverancia y seguridad en sí mismo.

  5. La metodología implica seguir unas fases en la enseñanza. Primero la exploración, donde se discute en conjunto un problema y se encuentran las posibles soluciones; luego una segunda fase para aprender y practicar el lenguaje matemático; y una final en que se promueve que el alumno trabaje individualmente.

Los más de 180 participantes pudieron conocer estas características de nuestro proyecto Piensa Infinito, propuesta desarrollada por SM en alianza con la Universidad de Alcalá y el doctor Yeap Ban Har (especialista reconocido en esta metodología).

Piensa Infinito… Donde el estudiante es el protagonista.