• NOTICIAS

Miércoles, 19 Marzo, 2014 - 13:15

Juan José Aguirre, obispo de Bangassou: “África te moldea como un alfarero y te hace diferente a como eras”

  • Solo soy la voz de mi pueblo es un libro que acerca la realidad política y social de la República Centroafricana a través de los escritos y fotos que Juan José Aguirre Muñoz ha ido recopilando a lo largo de sus más de 30 años como misionero comboniano.
  • Durante la presentación del libro, el autor estuvo acompañado por José Luis Restán, director Editorial y adjunto a la Presidencia de la COPE  y autor del prólogo del libro; Miguel Aguirre, presidente de la Fundación Bangassou; y Luis Aranguren, director de Ediciones de PPC

Madrid, 19 de marzo de 2014.- PPC, sello editorial de SM dedicado a la producción de libros religiosos, publicaciones periódicas y libros de texto de Religión,  presentó ayer en la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar de Madrid el libro Solo soy la voz de mi pueblo, una obra en la que el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre Muñoz, muestra la realidad sociopolítica de la República Centroafricana a través de una serie de escritos y fotos que recopilan sus vivencias en el país.

Así, mediante relatos cortos, el autor conecta con el lector desde las primeras páginas y aviva las ganas de seguir leyendo un libro protagonizado por un hombre que, movido por una imperturbable fe, habla desde el amor que profesa al pueblo africano sin dejar a un lado la dureza de algunos aspectos terribles como son el sida o la crudeza de la guerra.

Tras comenzar con palabras de agradecimiento a su familia, que le ha ayudado a continuar con su misión durante todos estos años, Aguirre explicó su transformación hasta llegar a ser obispo de Bangassou: “África te moldea como un alfarero y te hace diferente a como eras”, y aseguró que “la vida misionera es preciosa y Dios da el valor para llevarla a cabo”. “Los misioneros combonianos me rompieron y volvieron a unir para ser el misionero que hoy soy”, afirmó.

Durante su intervención, cargada de anécdotas, el obispo recordó a Zacarías, un joven de 20 años de la guerrilla Seleka que, tras ser expoliado y linchado violentamente con heridas graves de machete al intentar atacar Bangassou, huyó a la misión católica en la que él se encuentra para ser socorrido: “Cristo es cualquier persona que viene a pedir ayuda”.

Ante las muestras de gratitud y reconocimiento recibidas durante la presentación de su libro, Aguirre mostró su humildad afirmando: “yo solo soy como el pincel de El Greco con el que hizo cuadros maravillosos; y el pincel no es lo importante en la historia”. Siguiendo con este símil, explicó su identificación con la “mansedumbre” que muestra el rostro de Cristo en la obra “El Expolio de Cristo” pintado por El Greco: “es la contraseña para vivir la vida que estoy viviendo”.

Con respecto al proceso de creación de Solo soy la voz de mi pueblo, el obispo de Bangassou contó a las cerca de 300 personas que asistieron al evento que nace a partir de unas notas tomadas en un antiguo diario, grabaciones, poemas y antiguas cartas y conferencias que ha ido recopilando a lo largo de los años.

En la presentación también estuvo presente el periodista José Luis Restán -autor del prólogo del libro-, quien explicó que supo de la existencia de Aguirre hace muchos años a través de la revista Mundo Negro  y que al conocer al misionero en persona fue consciente de “la fortuna que ha tenido el pueblo de África por tener una voz tan fuerte para defenderlo”.

Para Restán, “la historia de Aguirre es una historia de conmoción”, ya que “no solo tiene una actitud piadosa, sino un cruce de lo divino y de lo humano que a pesar de las bofetadas sigue en pie, herido pero caminando”.

Por su parte, Miguel Aguirre, hermano del obispo y presidente de la Fundación Bangassou, recordó que la publicación de este libro se ha llevado a cabo en colaboración con dicha fundación, que fue creada en Córdoba en el año 2002 por un grupo de personas cercanas al obispo y sensibilizadas con los problemas de ese pueblo, que querían apoyar desde España al misionero en su labor de dignificar la vida de las personas de esa región tan olvidada.

“Desde su creación, la Fundación Bangassou busca, canaliza y gestiona todo tipo de ayudas, tanto económicas como materiales, persiguiendo como objeto favorecer la promoción, programación, desarrollo y ejecución de actividades tendentes a fomentar proyectos de protección social destinados a la diócesis de Bangassou”, afirmó Miguel Aguirre.

“El libro os podrá gustar o no, pero lo que está claro es que su lectura no os dejará indiferentes”, aseguró el hermano del autor. Además, señaló que la figura de Aguirre “nos ha creado la conciencia de que ayudar a los más necesitados no es solo obligación, sino privilegio de los cristianos”.

En palabras de Luis Aranguren, director editorial de PPC, “Solo soy la voz de mi pueblo es el resultado entrecruzado de diversas historias de amor, la de Monseñor Aguirre con el pueblo africano, y la misma con Dios”, que ha sido publicado para “dar a conocer la historia de un hombre que denuncia una situación que los grandes grupos de comunicación callan”.

La República Centroafricana

La República Centroafricana es uno de los países menos desarrollados y con más necesidades del mundo. En 2013, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo lo coloca en la posición 180 sobre un total de 187 países, según su clasificación de índice de desarrollo humano (IDH), que es un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. En la República Centroafricana, la esperanza de vida está en 48,35 años; su tasa de mortalidad es del 15,99% y su renta per cápita es de 352 €.

“Un país pobre, donde no hay ningún tipo de inversión en bienestar para la población por parte del Gobierno centroafricano, la Iglesia es la única que realiza programas de ayuda sin tener en cuenta razas ni credos”, afirma el presidente de la Fundación Bangassou.

Además, es un país muy inestable. Ya desde su independencia, en 1960, ha sufrido continuas guerras por el poder y el control de la zona, que cuenta con un potencial importante en minas de diamantes y petróleo. Desde 1993, año en el que salió elegido Angel-Félix Patassé, hasta el momento actual, ha habido nueve levantamientos armados, entre golpes de Estado y motines. 

Ficha del libro

Título:  Solo soy la voz de mi pueblo. Un obispo en Centroáfrica

Autor:   Juan José Aguirre Muñoz

Prólogo: José Luis Restán

Precio: 16 €

Páginas: 296

Encuadernación: Cartoné

Sinopsis:

El autor nos dice: “Mirando mi pasado solo puedo decir como el poeta: «Confieso que he vivido». Han sido muchas experiencias que se acumulan en mi memoria desde aquel 1980 en que llegué a África por primera vez. Si doy rienda suelta al disco duro de mi cerebro, me descarga las más bellas. Pero yo sé que las otras, las que escuecen, las que apestan a humanidad corrompida, a sangre derramada, a la miseria de los que no son de nadie, también están ahí, formando parte del puzle de mi vida. Señor, tú me has acompañado siempre, como telón de fondo de mi vida, de esa vida que he vivido con profundidad, gastada por los demás, feliz de haberla dado... Solo te repito lo de siempre: «Aunque camine por valles oscuros, no temo, porque tú vas conmigo; la certeza de tu presencia me consuela».”

El autor

Monseñor Juan José Aguirre Muñoz. Nacido el 5 de Junio de 1954, su vida iba por la senda de la medicina hasta que decidió dedicarse al sacerdocio a través de la Congregación de los Misioneros Combonianos.

Ordenado Obispo de Bangassou (República Centroafricana) en el año 2000, tras ser nombrado coadjutor de su predecesor, dejó atrás todo lo que conocía para dedicarse a ayudar a quienes más lo necesitan.

Con la ayuda de Instituciones públicas y privadas ha construido varios hospitales entre los que se encuentra el Buen Samaritano, capaz de ofrecer asistencia a embarazadas, enfermos de SIDA en incluso realizar operaciones quirúrgicas.

En 2002 funda la FUNDACIÓN PARA LA PROMOCIÓN Y EL DESARROLLO DE BANGASSOU, entidad sin ánimo de lucro cuyo único fin es canalizar las ayudas, tanto económicas como materiales, para la promoción, desarrollo y ejecución de proyectos de protección sanitaria y social para la necesitada población de Bangassou.

Noticias relacionadas

Informe 2020 Panorama de la Religión en la Escuela

Leer más

Religión y Escuela crea su nuevo portal digital

Leer más

Fallados los Premios SM 2020 en catalán

Related news
Leer más

SM y Save the Children juntos en la vuelta al cole

Leer más

Ver todas las noticias

Top