Ciudadanía global: Una visión plural y transformadora de la sociedad y de la escuela

Primera conversación de la Fundación SM

Ciudadanía Global: Una visión plural y transformadora de la sociedad y de la escuela

El 26 de octubre tuvo lugar la primera conversación de la Fundación SM para reflexionar y canalizar el debate sobre una Educación para una Ciudadanía Global a través de un enfoque solidario y humanista.

En este encuentro se pusieron en contexto aspectos como qué es la Ciudadanía Global, cómo se educa para la Ciudadanía Global y por qué necesitamos una ética de las virtudes.

¿Qué enfoque debe tener el concepto de Ciudadanía Global?

El informe de Fundación SM sobre Ciudadanía Global, coordinado por Rafael Díaz Salazar, profesor de Sociología y Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense, nos traslada la necesidad de elegir los 4 ejes, que más afectan a la construcción del concepto de una Ciudadanía Global:

  • Ecología
  • Migraciones
  • Perspectiva de género
  • Violencias diversas o construcción de la paz

La Fundación SM contribuye con este reto tan estratégico para la humanidad apostando por una visión amplia para abordar los desafíos globales.

A través de este proyecto quiere establecer concreciones realizables y realistas desde la escuela como agente fundamental de transformación.

La situación de pandemia actual nos demuestra la vulnerabilidad del individuo, las fronteras entre países desaparecen, y solo la unión de todos en la acción y una visión global nos van a permitir luchar y hacer frente a este gran problema mundial.

¿Qué tipo de escuela necesitamos?

Es necesario un cambio en la organización escolar y el modo de articular las escuelas; no basta con una asignatura con dicho nombre, ni un eje transversal que se pierda en la nada. Para ello hay que tener en cuenta:

  • La relación entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el “qué hacer” educativo, como agenda internacional promovida por Naciones Unidas.
  • La educación no formal, a través de alianzas educativas para trabajar conjuntamente entre todos los sectores.
  • Las experiencias educativas innovadoras existentes. Debemos aspirar a la “cultura del contagio” con aquello que ya se está haciendo en España, América o Asia, y crear un “archivo de buenas prácticas”. No es necesario buscar en otros países lo que ya se hace en España. Muy cerca tenemos experiencias innovadoras, efectivas y válidas, y es necesario disponer de una adecuada articulación entre ellas.

¿Por qué es necesaria una Educación para la Ciudadanía Global?

Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, responde a esta cuestión haciendo alusión a la definición de Educación desde el artículo primero de la Constitución de la Unesco: “Los ciudadanos educados son ciudadanos libres y responsables”.

Introduce la necesidad de formar una Ciudadanía Global Activa; niñas, niños y jóvenes que se formen en la escuela como activistas, ciudadanos ecologistas, internacionalistas, sociales y “glocales” - desde lo local a lo global – que hagan suyos los problemas de todo el mundo. Que no sean espectadores, que sean actores.

La educación es la piedra angular de esta nueva era. Una educación que deben diseñar los propios educadores y educadoras; una educación para aprender a ser y aprender a conocer. Y esto, como explica Mayor Zaragoza, significa enseñar a investigar, es decir, desarrollar la “capacidad de pensar lo que nadie ha pensado antes, de innovar”. Preparar el diseño de futuro que haga posible que cada ser humano sea libre y responsable. Desarrollar ciudadanos y ciudadanas activos con un papel fundamental como agentes de transformación.

¿Cuáles son las claves del modelo de escuela en torno a la Ciudadanía Global?

En palabras de Augusto Ibáñez, director de proyectos educativos especiales en SM y colaborador directo de la Fundación SM, “la crisis nos ha traído, con mucho sufrimiento, algunos aprendizajes importantes, y el principal es una lección de humildad”: somos seres vulnerables frente a un virus invisible a los ojos humanos. Nos ha mostrado cómo los males globales no se pueden afrontar con recetas locales; es necesario encararlos con visión global y con anticipación.

Necesitamos una nueva generación consciente de esta realidad, capaz de identificar los retos y de actuar conjuntamente sobre ellos. Necesitamos un nuevo perfil competencial que incluya: 

  • Estructura sólida de hábitos y virtudes.
  • Competencia para la comprensión disciplinar e interdisciplinar, intercultural y digital.
  • Competencia cívica local y global, y capacidad para investigar y comprender la realidad.
  • Competencias comunicativas y colaborativas, que incluyan el multilingüismo.
  • Competencia cognitiva y metacognitiva para aprender, para pensar y para crear.
  • Orientación a la acción y al bienestar colectivo.

Para que una educación permita desarrollar este perfil tan ambicioso debe garantizar en primer lugar el cultivo de los saberes y competencias globales. Es lo que pide el último informe PISA, que incluye la capacidad de examinar sucesos globales y locales, entender otros puntos de vista para interactuar con otras culturas, para contribuir a la mejora del bienestar colectivo y desarrollo sostenible. Por tanto, es muy significativo que la competencia global sea uno de los focos de interés de las nuevas pruebas PISA, junto con Matemáticas, Ciencias y Lengua.

Hay que incorporar, además de la competencia global, otro componente: aprender a cuidar, pues dependemos del cuidado de otros. Por ello es necesario construir en esta nueva realidad, en cada alumno, una ética del cuidado por uno mismo, por la humanidad y por el planeta.

La escuela debe ser protagonista en este gran desafío a través de una pedagogía de la participación, tratando de comprender la realidad y aprendiendo a influir en ella.

Las virtudes son clave para aprender a vivir con propósito, pero... ¿por qué necesitamos una ética de las virtudes?

La ética de las virtudes es la ética que va dirigida a la formación del carácter de las personas; a que las personas adquieran una serie de cualidades que generen su sensibilidad moral. Esta ética es la más necesaria para las sociedades liberales y de consumo, porque la sociedad del consumo no educa para superar el individualismo. Las virtudes cívicas se desarrollan mejor en “sociedades comunitarias”.

Victoria Camps, catedrática emérita de Filosofía Moral y Política en la Universidad Autónoma de Barcelona, nos explica cuáles son las virtudes cívicas que necesitamos hoy:

  • Respeto mutuo, muy necesario en la época de las nuevas tecnologías y las redes sociales.
  • Responsabilidad, sobre aquello que hacemos.
  • Solidaridad. como dice el papa Francisco en la encíclica Fratelli tutti, “Todos somos hermanos”. El estado de bienestar no prosperará si no existe no solo un estado social, sino un compromiso ciudadano.

El aprendizaje de la virtud es un saber práctico que se contagia con el ejemplo, con buenas prácticas que la escuela debe poner en marcha. Debe incidir en todo lo que hacemos, no solo en el aspecto teórico y en la transmisión de conocimientos.

Estos valores están muy relacionados con la libertad. La libertad tiene sus límites, y esos límites nos los imponen el respeto a los demás y la responsabilidad sobre todo lo que hacemos.

¿Qué expectativas tiene el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte al incluir la Ciudadanía Global en la reforma LOMLOE?

Según Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación del Gobierno de España, muchos de los principios clave expuestos hasta ahora se han incluido en el texto de la nueva ley y en los distintos aspectos que va tratando.

Para encajar esta Ciudadanía Global en el aula y en la nueva propuesta de la LOMLOE, debemos centrarnos en una educación transversal. No es solo un saber conceptual, sino un saber práctico que tiene que llevar a una movilización de la persona.

La escuela abordará estos principios desde los contenidos, creando un espacio específico para trabajarlo, y desde la organización de la vida escolar. La escuela tendrá que plantear actividades transversales para trabajar este aprendizaje y que no solo recaiga sobre la buena voluntad de los profesores. La escuela no puede hacer frente ella sola a esta tarea.

Esta educación en Ciudadanía Global es un aspecto crucial en nuestro mundo, y por tanto, debe ser abordada entre todos.

Conversaciones sobre educación para una Ciudadanía Global con sentido

Este primer encuentro forma parte del programa Conversaciones sobre educación para una Ciudadanía Global con sentido. Un conjunto de talleres de reflexión para construir juntos una educación más global, con un enfoque basado en el respeto a las personas y a la naturaleza, y creados por escuelas y especialistas, porque la educación del futuro deben diseñarla los propios educadores.

Sigamos pensando juntos la educación del futuro

Consulta el programa de los próximos encuentros 

Añadir nuevo comentario

Artículos relacionados

Ciudadanía Global con sentido

Conversaciones sobre Educación para una Ciudadanía Global con sentido
Leer más

Informe 2020 Panorama de la Religión en la Escuela

Informe 2020 Panorama de la Religión en la Escuela
Leer más

Libros para educar en igualdad

Orgullosa de mí: Libros para educar en igualdad
Leer más

Ver todos los artículos

Top