Metodología Singapur para la enseñanza de las matemáticas

Diferentes maneras de interpretar el resultado de una misma división

Matemáticas Singapur

La metodología Singapur para la enseñanza de las matemáticas es un enfoque de la enseñanza de las matemáticas que se está mostrando exitoso a nivel internacional desde que, hace ya 30 años, se implantara en el país que le ha dado nombre.

El foco de esta metodología consiste en que los alumnos comprendan lo que están haciendo cuando usan un símbolo matemático o cuando realizan una operación, que sepan razonar y que puedan aplicar sus conocimientos a la resolución de problemas.

"Se puede llegar a la misma solución por distintos caminos, sin repetir ni memorizar una única vía como hacen en las aulas de medio mundo."

Yeap Ban Har

Este aprendizaje se consigue introduciendo los diferentes conceptos a través de situaciones, de manera que los niños tengan oportunidad de darles sentido. Para ello se utilizan materiales manipulativos, específicamente diseñados para conseguir un buen aprendizaje (fase concreta) y se representa gráficamente la información (fase pictórica). Posteriormente se formalizan las estrategias previamente desarrolladas y se consigue un aprendizaje basado en la comprensión (fase abstracta).

Diferentes maneras de interpretar el resultado de una misma división

A continuación os mostramos un resumen de la ruta de aprendizaje de la división basada en la metodología Singapur.

Puedes ver la versión extendida de este vídeo en Thrivu

Es frecuente oír que “dividir es repartir” y eso no es siempre así. Consideremos estas dos situaciones:

  1. Luisa tiene 20 pegatinas y quiere repartirlas, por igual, entre sus cuatro amigos. ¿Cuántas pegatinas tocan a cada uno de sus amigos?
  2. Carlos tiene 20 caramelos y quiere hacer bolsas de cuatro caramelos. ¿Cuántas bolsas puede hacer?

Desde el punto de vista de la operación, las dos preguntas se pueden contestar haciendo la misma cuenta, 20:4=5. Sin embargo, el significado de estas dos divisiones no es el mismo.

En el primer caso, Luisa empezaría a repartir por rondas, de una en una, hasta ver que cuando termina la quinta ronda se ha quedado sin pegatinas y por tanto le ha dado a cada amigo cinco pegatinas.

En el segundo caso, Carlos haría grupos de cuatro caramelos y vería que después de completar el quinto grupo ha terminado y tiene, por tanto, cinco bolsas de caramelos.

Otra forma de comprobar la diferencia entre las dos situaciones es verbalizar la operación y su relación con la multiplicación en términos de grupos.

En el caso 1 tenemos 20 pegatinas y Luisa quiere hacer 4 grupos iguales para darle un grupo a cada amigo. La división nos dice que cada grupo tendrá 5 pegatinas. Por tanto, 20:4=5, porque 4 grupos de 5 son 20.

En el caso 2 tenemos 20 caramelos y queremos hacer grupos con 4 caramelos. La división nos dice que podremos hacer 5 grupos. Por tanto, 20:4=5 porque 5 grupos de 4 son 20.

Por supuesto, las dos frases finales son multiplicaciones cuyo resultado es el mismo por la conocida propiedad conmutativa, pero el significado es diferente.

¿Quieres más ejemplos de metodología Singapur?
¡Encuéntralos en Thrivu!

Piensa infinito

Piensa infinito es la solución educativa de SM para educación Primaria basada en la metodología Singapur de matemáticas.

Descubre el proyecto

Añadir nuevo comentario

Artículos relacionados

Aprendizaje cooperativo: colaborar en el aula

Leer más

Gamificación para la competencia lectora

Gamificación para mejorar la competencia lectora
Leer más

Ver todos los artículos

Top