• BLOG

Estrategias para conseguir el bienestar emocional

Programa "Espacios emocionalmente inteligentes"

Bienestar_emocional

 

El pasado 17 de febrero tuvo lugar el webinar Estrategias para el bienestar emocional con la participación de Mar Mejías y Celeste Pérez. Más de seiscientas personas se conectaron en directo y enriquecieron la exposición de las expertas con una segunda parte interactiva con múltiples e interesantes preguntas a través del chat.

La salud emocional de la comunidad educativa es un tema clave, muy especialmente en estos momentos. Así lo revela el último informe de la Fundación SM.

Volver a ver el webinar

webinar_bienestar_emocional

Mar Mejías, como especialista en inteligencia emocional y coaching, explicó con una extraordinaria claridad y sencillez algunas directrices y herramientas para trabajar y gestionar emociones.

Su marco de referencia integra la Inteligencia emocional, la disciplina positiva y el coaching educativo aprovechando las ventajas de estas tres metodologías para crear herramientas con lo mejor de cada una de ellas.

Mar maestra o guerrera de aula, como ella se autodenomina, compagina otras muchas labores con la de coaching personal y educativo.

Tenemos 6 emociones básicas:

  • Sorpresa: puede ser más o menos postiva, y por tanto más o menos agradable cuando la recibimos.
  • Alegría: aunque aparentemente es la “mejor”, todas son necesarias; no son ni positivas ni negativas, solo nos traen una información válida que hay que reconocer y validar.
  • Asco: se asocia a comidas, sabores, olores... pero hay personas o situaciones que nos pueden dar asco.
  • Tristeza: algunas de las emociones tienen sótano y ático. El sótano, en el caso de la tristeza, es la depresión, que es paralización. Si hay depresión o tristeza, nuestro ser quiere que empecemos a hacer cosas de manera diferente.
  • Miedo: la gestión del miedo tiene ático, que es el pánico, y nos lleva también a la paralización.
  • Enfado: llegar a la ira y la rabia es su ático. Si no enseñamos herramientas de gestión, pueden llegar a ser un volcal emocional.

Hay que hacer caso a todas las emociones que "vienen a vernos", sean las que sean, y darles su tiempo y espacio. Una manera de hacerlo puede ser escribir sobre lo que se está sintiendo.

Todos llevamos nuestra mochila emocional, que se abre a los 3 años de edad, que es cuando empiezan a entrar miedos, inseguridades, creencias, experiencias de vida, espejos de aprendizajes, emociones... y la cargamos toda la vida.

Mar propone a los profesores ser maestros de vida, más que solo profes, que son los que acompañan a la infancia y dejan huella. La inteligencia emocional será una gran ventaja y ayuda para el futuro personal y también profesional, ya que las empresas buscan gente emocionalmente inteligente con capacidad para trabajar en equipo, gestionar conflictos, ser proactivos, tener empatía, saber escuchar, ayudar… Todas estas cualidades son más valiosas que un buen curriculum, y el trabajo se inicia y crea en la escuela y en colaboración con las familias, por supuesto.

Los maestros de vida son cuidadores de la infancia hasta que salen a la universidad, acompañantes al éxito, y buscan sacar lo mejor que tienen ellos mismos porque son espejos de aprendizaje.

Este acompañamiento se trabaja desde círculos de confianza, que deben crearse en la comunidad educativa, puesto que cuando uno se siente confiado, seguro, reconocido y valorado saca lo mejor de sÍ mismo. También se trabaja desde los triángulos de actuación: niños, docentes y familias, sin dejar ninguno al margen. es importante trabajar todos juntos y coordinados.

En el momento sociosanitario que vivimos, de restricciones por la COVID-19, estamos sintiendo mucha incertidumbre, miedo, irritabilidad. Nos hemos alejado de amigos, tenemos limitado el contacto físico, las reuniones …, y todo ello genera enfado y estrés en docentes, alumnos y familias. Es importante gestionar bien tanto la exigencia del entorno como la autoexigencia hacia uno mismo. Debemos cuidar nuestro propio bienestar emocional, ya que si no estamos bien, no vamos a poder transmitir bienestar al aula. Necesitamos conocer y reconocer las emociones y, sobre todo, validarlas y ponerles nombre.

Mar afirma que a los profesores no les dan listas de alumnos, si no que nos dan "listas de vidas que dejan los padres en nuestras manos, y que por la tarde, al acabar la jornada escolar, se devuelven a las familias". Por esto es fundamental compartir códigos comunes y un mismo lenguaje.

Llegar a ser un "aula feliz y positiva" es un proceso, un aprendizaje vivencial; es dejar entrar aire fresco y nuevo en la educación que ofrezca positividad utilizando herramientas de gestión emocional. Es crear un espacio donde los alumnos puedan ser y trabajar desde el respeto hacia ellos mismos y hacia los profesores, en las situaciones que se producen cada día, donde enseñar a gestionar los volcanes emocionales, entrenar en habilidades sociales a la vez que damos clase. El currículo nos marca el qué enseñar, pero el cómo hacerlo es el reto.

Algunas herramientas para utilizar en el aula:

  • Molestias y deseos: tiene como objetivo gestionar los conflictos, es necesario expresarse de manera asertiva, conseguir expresar lo que piensan, sienten y necesitan de forma tranquila y sin hacer daño a nadie. Esta herramienta consiste en escribir:
  1. No me hace sentir bien… (por ejemplo, que me interrumpas cuando hablo)
  2. Y lo que me gustaría es …..(por ejemplo: que tuvieras más cuidado en interrumpirme)
  3. Acabar siempre con un gracias y con una respuesta respetuosa.

Esta técnica se puede hacer en 3 planos: escribirlo en un papel y romperlo, escribirlo en redes socialesc (por ejemplo un whatapp), o bien hablarlo en vivo y en directo.

  • Botiquín emocional: consiste en realizar un listado de acciones de recarga emocional que aporten bienestar. Cuando alguien se siente estresado, puede recurrir a este botiquín donde tiene anotado qué le aporta bienestar: puede ser un paseo, escuchar música, tomar un café, reunirse con un amigo…

Otras herramientas que recoge el programa son: los ayudadores en el aula, los protagonistas del día (reconocimiento de lo que más valoro de ti), ruido cero, reconocer el saboteador mental, espacios de calma

Al margen de las propuestas que Mar y Celeste compartieron, concluyen que las aulas están vivas, por lo que cuando se empieza a trabajar de esta manera los alumnos participan con sus propuestas y es muy enriquecedor y constructivo.

En palabras de Mar:

“Cada vez necesitamos en el mundo educativo más docentes maestros de vida dispuestos a educar de forma diferente, acompañando y creando espacios emocionalmente inteligentes. Acompañar es ponerse a su lado y decir aquí estoy, ¿adónde quieres que vayamos?, ¿qué es lo que quieres conseguir?, y ¿en qué te puedo ayudar?”

Turno  de preguntas

  • ¿Cómo cuidar a los que cuidan? Con las acciones de recarga, equilibrar nuestros tiempos personales y profesionales, "tirar de las acciones de recarga que nos hagan sentir bien". Si estás bien vas a transmitir bienestar.
  • ¿Cómo ayudar a un niño con enfado continuo? No podemos quedarnos en la superficie. Si un niño se encuentra en un estado permanente de enfado, es un caso claro de espejo de aprendizaje, y hay que buscar ese espejo. Cuando se enciende el volcán emocional hay que crear espacios de calma: lugar donde pintar mandalas, tocar pelotitas antiestrés..., crear un espacio con recargas de bienestar. Las rabietas constantes son una manera de pedir ayuda.
  • ¿Las emociones "se espejan"? Sí, se trabajan en espejo. Si quiero que estén mis alumnos alegres no puedo entrar triste en el aula: “nos aprenden”. Decide qué emociones quieres que vean en ti porque somos su espejo.
  • ¿Usáis algunas herramientas para involucrar a las familias? Las mismas que son aprendidas en el aula se enseñan a los padres a través de la escucha y la creación de espacios, como escuelas de padres y tutorías.
  • ¿Qué herramientas utilizáis para gestionar el estrés? Proponemos un desarrollo integrado de cuerpo, mente y emoción. Tenemos que equilibrar cuerpo y mente (gestionar pensamientos, creencias…) ya que la mente no se controla, se aprende a gestionar. Muchas veces cuidamos a los demás por encima de nosotros, por eso aumentan los niveles de estrés. Hay que cuidarse por encima de los demás para estar muy recargados y poder sostener emocionalmente y académicamente a nuestros grupos.
  • Hay que reconocer las emociones. Pero ¿cómo se validan y se aceptan? No podemos negar las emociones. No deberíamos decir “no llores”, si no más bien "¿qué te pasa, estás triste?", e intentar ver por qué tiene esa emoción. Acoger, reconocer esa emoción y dedicar un tiempo a gestionarla.

En la clase con sentido no hay castigos. Al principio del curso se plantean las siguientes cuestiones: ¿qué tiene que pasar para que este sea nuestro mejor año?, ¿a qué nos comprometemos?, ¿qué consecuencias naturales hay si no se cumple lo acordado? Las normas son más respetadas porque han sido acordadas conjuntamente.

  • Consejos para alumnos adolescentes de secundaria. Hacerles partícipes de la dinámica del grupo, puesto que es muy importante el sentimiento de pertenencia. Plantearles: qué pasa, cómo nos sentimos, lluvia de ideas para resolverlo; después se vota y se acuerdan soluciones a un posible conflicto. En definitiva, hacer que participen de las normas y de las soluciones favorece su cumplimiento.
  • ¿Qué puedo hacer con una familia desestructurada que delega en la escuela? Intentar un aprendizaje conjunto con la familia de las herramientas utilizadas en el colegio, e implicarles y que conozcan cómo se trabaja en el aula.
  • ¿Cómo gestionar una emoción que me hace sentir mal? Cualquier emoción viene a dar una oportunidad. Debes escribir de dónde proviene, personal o profesional, y diseñar acciones para empezar a gestionarla.
  • ¿Cómo potenciar la atención en el aula especialmente en estos momentos "con tanta pantalla"? Analizar si los alumnos de tu aula si son visuales, cinestésicos o auditivos; y tener herramientas muy creativas adaptadas a sus características. Platearte qué puedes hacer de manera diferente; incluso pedirles a ellos propuestas y así potenciar el pensamiento creativo.
  • ¿En qué consiste el programa de Espacios emocionalmente inteligentesConsiste en realizar varias sesiones de acompañamiento formativo, empezando por introducir herramientas de gestión emocional y creación de espacios emocionalmente inteligentes desde el minuto uno. Poco a poco y de forma progresiva se van incorporando las herramientas en el aula con acompañamiento del coaching, aumentando la confianza y la seguridad en uno mismo hasta llegar a trabajar de manera autónoma.
  • ¿A qué edad se pueden trabajar los espacios emocionales? Desde 0-3 años empezamos la formación, pero no hay límite de edad porque lo creas tú en ti, y lo llevas allá donde vas.
  • ¿Cómo hacer que un adolescente de la ESO cree un espacio emocionalmente inteligente? Tú, como profesor, lo creas en tu espacio y él te va a seguir. Debe primero experimentarlo el profe y luego llevarlo al aula.
  • ¿Qué hacer cuando un alumno está a la defensiva en clase? Si el alumno participa de la creación de las normas de clase y de las consecuencias naturales de dichas normas, su susceptibilidad seguro que se reduce. En esto consiste definir la escuela con sentido: los alumnos participan y adquieren un compromiso de tratarse bien entre todos. Si en las propuestas de los alumnos no sale esta norma del buen trato, el profesor la debe proponer, ya que es esencial.

"La educación emocional es posible a cualquier edad. Creamos nuevos canales emocionales, ya que nuestro cerebro tiende de manera natural a la negatividad; pero nosotros podemos entrenar al cerebro y crear surcos neuronales donde las acciones más planificadas se convierten en hábitos".

Comentarios

Entiendo el bienestar emocional desde el trabajo de la autoconciencia y de los valores. Es importante fomentar valores positivos, sanos, constructivos conducentes a facilitar emociones más elaboradas, menos sustentadas en instintos primitivos. El bienestar emocional depende, en gran medida, de una construcción sólida de la personalidad y de unos valores menos tóxicos que los que guían nuestra animalidad. Por tanto es conveniente revisar qué valores nos abocan a una emocionalidad insana
Bienestar emocional

Gracias por tu interesante reflexión

Me ha encantado el webinar y tener la opción de verlo en un momento diferente al de su emisión. Me encantará que me siga llegandoninformacion sobre próximos webinar, y en concreto para profundizar en el tema de este "Creacion de entornos emocionalmente inteligentes". Muchas gracias.
Gracias

Hola Vicenta, gracias a ti por tu interés y por escribirnos.

Añadir nuevo comentario

Artículos relacionados

Inversión digital: un factor de desigualdad 

La inversión digital, un factor de desigualdad que se agudiza
Leer más

Aprendizaje Cooperativo, aprender para el futuro

Los nuevos retos demandan nuevas competencias en tus alumnos, ¿cómo puede ayudar el Aprendizaje Cooperativo en esta misión?
Leer más

Ver todos los artículos

Top