• BLOG

Cómo organizar un taller de cuentos en tu aula de Educación Infantil

Beneficios de los talleres de cuentos, sesiones para organizar tu taller y libros con taller de cuentos

Cómo organizar un taller de cuentos en Educación Infantil

Los talleres de animación a la lectura promueven la lectura por placer entre los más pequeños como fuente de experiencias únicas, al tiempo que desarrollan su creatividad, la gestión de sus emociones y el acercamiento a otros mundos a través del libro y sus actividades.

En este artículo te hablamos de

Si prefieres, te lo contamos en en el siguiente vídeo:

Beneficios de los talleres de cuento

Son numerosos los beneficios de contar cuentos a un niño desde edad temprana, tanto en casa como en la escuela:

  • Es una herramienta estupenda para estimular el desarrollo del lenguaje oral mediante la escucha y la imitación.
  • Fomentan la creatividad y la imaginación en una edad temprana.
  • Transmiten y enseñan valores, de comportamiento y convivencia.
  • Ayudan a ejercitar la atención.
  • Ayudan al niño a identificar sus emociones y las de los demás, desarrollando la empatía y la autoestima.
  • Refuerzan los lazos afectivos y de confianza con su familia o profesores.
  • Ayudan al niño a crear el uso de símbolos y mejora el gusto estético.
  • Permiten crear un hábito lector, que luego será fundamental en su desarrollo.

Cada maestro debemos valorar el número de sesiones que mejor se adapte al tiempo disponible y al número de niños, así como los ejercicios y juegos más apropiados para nuestros alumnos.

5 sesiones para tu taller de cuentos en Educación Infantil

Cómo organizar un taller de cuentos en tu aula de Educación Infantil

Las sesiones de cuento pueden ser diarias, semanales o mensuales. Y hacerlas solo con nuestros alumnos o juntar varias clases. Podemos utilizar el mismo libro y trabajarlo en distintos momentos o emplear cada vez un cuento diferente.

Aquí os dejamos el ejemplo de un taller de cuentos dividido en 5 sesiones, que puedes adaptar al cuento que más te apetezca trabajar en ese momento.

Primera sesión

  • ¡Abrimos la sesión! Creamos expectación con una canción, un poema o una adivinanza relacionados con el cuento que vamos a leer. Debemos mantener contacto visual con los alumnos y jugar con la voz, cambiando el tono con los distintos personajes y situaciones. Es imprescindible el uso de onomatopeyas para seguir la acción, sorprender y despertar la curiosidad de los niños. En sesiones posteriores, ellos mismos pueden expresar las onomatopeyas en voz alta para animar la narración. También es importante que les mostremos las ilustraciones del cuento.
     
  • Comprensión oral. Una vez finalizado el cuento, es interesante que incluyamos alguna actividad de comprensión: ¿Quién es el protagonista? ¿Dónde vive? ¿Con quién se encuentra? ¿Qué le sucede? ¿Hay algún villano en la historia?
     
  • ¡Repetición! Probablemente nos pidan una nueva lectura del cuento, pero en la segunda lectura podemos introducir algunos cambios en los nombres, objetos, lugares o situaciones para que los pequeños descubran las diferencias con respecto a la primera vez. Esto llamará su atención y es muy posible que interrumpan la lectura para expresar su opinión sobre el cambio.
     
  • Expresión corporal. Al terminar podemos incluir juegos para fomentar la expresión corporal. Por ejemplo, podemos repartir los distintos personajes del cuento entre los alumnos sentados en el suelo y, cada vez que sean nombrados en la lectura, tendrán que ocupar rápidamente una silla vacía. Otra opción es formar parejas o pequeños grupos y que cada uno tome el rol de un personaje (por ejemplo, unos hacen de leones y otros de elefantes). Más tarde, invierten los papeles para que todos puedan encarnar cada uno de ellos. Este tipo de juegos fomentan también la interacción dentro del grupo y favorecen la memorización de la historia.

Segunda sesión

  • ¡Repetimos el cuento! Para recordárselo a los niños contamos de nuevo la historia. Una manera divertida de hacerlo es formando un tren entre todos los pequeños mientras suena una canción. Cada vez que detenemos la música, el tren se para en una estación y los niños escuchan un fragmento de la narración, mientras recuerdan también las ilustraciones de la misma. En cuanto suena de nuevo la música, el tren vuelve a formarse y se pone en marcha hasta la nueva parada/fragmento.
     
  • Juego de vocabulario. Repartimos tarjetas con las palabras más representativas o complicadas que aparecen en el texto. Entre todos hablamos de ellas y su significado, echando en un bote vacío aquellas que van a aprendiendo hasta que no quede ninguna.
     
  • Expresión plástica: Repartimos varias escenas del cuento por parejas o equipos para que las coloreen. Una vez hecho, ordenamos las secuencias siguiendo la historia y las pegamos en una o más cartulinas que podemos colgar en la pared.

Tercera sesión

  • Juego sensorial: Elegimos de tres a cinco objetos que aparezcan en el relato y los guardamos en un cofre o caja. Cada alumno debe adivinar con los ojos cerrados de qué objeto se trata mediante el tacto.
     
  • Expresión plástica: Usamos plastilina para modelar personajes u objetos del cuento, bien por equipos o individualmente. Una vez acabada las figuras podemos juntarlas para escenificar el relato.
     
  • Juego de memoria: Escogemos un objeto relacionado con la historia y lo escondemos. Mediante pistas, los niños deben encontrarlo.

Cuarta sesión

  • Juego musical: Si aparecen instrumentos musicales en la historia, podemos usar audios para identificarlos y conocerlos. También podemos elegir una canción relacionada con la historia para aprenderla todos juntos.
     
  • Expresión plástica: Dejaremos que cada niño dibuje su visión del cuento para que recuerden nuevamente los detalles de la historia. Expondremos los dibujos en un tablón o en la pared de clase.
     
  • Juego de memoria: Meteremos en una caja o cofre diversos objetos relacionados con el cuento a excepción de uno. Los niños deben averiguar cuál falta.

Quinta sesión

  • Es hora de recordar y crear… Sentados en círculo, haremos preguntas sobre el cuento y les animaremos a inventar una historia alternativa breve con nuevos personajes y un nuevo título. Las ideas las apuntamos en la pizarra o en un papel, y más adelante los niños pueden ilustrarlo con sus propias creaciones. Nos encargaremos de que dicho cuento forme parte de la biblioteca de aula, archivando las ideas y dibujos resultantes.
     
  • Dramatización de una escena: Haremos grupos de tres a cinco niños, los cuales se encargarán de representar un fragmento del cuento. Si en el taller de cuentos participan varias clases, somos los maestros los que podemos hacer esta dramatización.

Libros con talleres de lectura

Si es la primera vez que vas a hacer un taller de cuentos, puedes empezar por alguno de estos libros, todos para niños de 3 a 5 años. Haz clic en cada título para descargar las fichas de su taller de lectura.

  • El pirata Pepe y los animales Cuento en rima del pirata Pepe en el que este debe enfrentarse a traficantes que cazan animales.
  • Lolo, un conejo diferente Lolo es un conejo diferente al resto pues tiene una oreja caída. Los demás siempre se ríen de él y Lolo intenta, sin éxito, que su oreja esté recta. Un día Lolo decide ir al médico y este le dice que todas las personas tienen orejas diferentes y que las suyas son tan buenas como las de los demás. Entonces Lolo se siente mucho mejor y propone un juego a sus amigos.
  • Peligro en el mar El caballito de mar Quino y sus amigos del océano están muy preocupados: una gran mancha negra se acerca al lugar donde viven y amenaza sus vidas. Hay que buscar una solución ¡y rápido!
  • Marquitos, vampiro Marquitos ha tenido un mal día pues sus padres le han reñido varias veces, así que por la noche decide que se convertirá en vampiro. Un divertido cuento en letra mayúscula.

Añadir nuevo comentario

Top