• BLOG

Cómo hacer teatro con niños y jóvenes. Descubre los beneficios del teatro para la educación

Consejos para practicarlo desde Educación Infantil a Secundaria y libros de teatro por edades para leer y representar

Cómo hacer teatro con niños y jóvenes

El teatro es fascinante porque se puede leer, ver y representar por uno mismo. Para leer teatro no se necesita ningún talento ni habilidad especial. Para hacer teatro, tampoco. Es otra forma de contar historias y entender el mundo, una actividad divertida y enriquecedora que acompaña a la humanidad desde hace milenios.

Cuando usamos el teatro como herramienta didáctica, importa más el proceso creativo que el resultado. Buscamos la libertad expresiva, el fomento de la imaginación y el desarrollo de habilidades sociales de los participantes antes que una puesta en escena sin errores.

En un texto teatral, la acción y el conflicto se hallan en los diálogos. Dicha estructura permite que la historia pueda llevarse a escena con actores que encarnan a los personajes que hablan. Y si hay algo que encanta a los más jóvenes es soñar despiertos, asumir identidades distintas, disfrazarse y actuar. Ya sea en la escuela o fuera de ella, sin duda, el teatro es para niños y adolescentes.

Te presentamos:

7 beneficios del teatro

Posibilidades de trabajar con el teatro

Consejos para practicar teatro por etapas educativas:

  1. Cuentos y títeres en Educación infantil
  2. Hacer teatro en Educación Primaria y en Educación Secuandaria

7 beneficios del teatro

Además de ser una actividad lúdica, el teatro es una excelente herramienta educativa para crecer y formarse como individuo. Veamos algunos de los motivos por los que leer y hacer teatro suponen un acierto en el desarrollo infantil y juvenil:

  1. Habilidades lingüísticas: la lectura de textos teatrales amplía el vocabulario y en los ensayos se mejora muchísimo la comprensión y la dicción, ya que los actores deben saber lo que dicen y además pronunciar correctamente para que su audiencia los entienda.
  2. Beneficios cognitivos: se abren los sentidos, se potencia la memoria, se trabaja la concentración para crear un ambiente productivo,  así como es necesaria la atención suficiente para saber dónde ponerse, cuándo entrar o salir a escena, pasar el turno de palabra, etc.
  3. Habilidades sociales: el teatro es un trabajo en equipo, una labor de cooperación. No solo entre los actores o entre estos y el director, sino también con las demás personas que colaboran con el vestuario, la música, la iluminación, el maquillaje, etc. Hacer teatro ayuda a desprenderse de la timidez, se socializa con los compañeros, se aprende a escuchar al otro y a perder el miedo a hablar en público, se comparten ideas creativas y un objetivo común para todos.
  4. Educación emocional: las emociones son el alma del teatro. Actuar supone expresar lo que piensa y siente un personaje que se construye a partir del texto. Se aprende a identificarlas en uno mismo y en los demás, lo que favorece el entendimiento mutuo. Además, el teatro refuerza la autoestima y esta repercute positivamente en otros aspectos emocionales de niños y jóvenes, como la autonomía y el bienestar personal. 
  5. Valores: hacer teatro con amigos también ayuda a educar en valores positivos como el respeto, la responsabilidad, el compromiso, la tolerancia y la empatía, derivados del trabajo en equipo.
  6. Salud: el teatro es acción y es movimiento, es decir, ejercicio físico. Desde el calentamiento de los ensayos hasta una coreografía musical, los participantes de la actividad teatral se mueven y se divierten, lo que entusiasma a niños y jóvenes, y ayuda a su bienestar físico y mental.
  7. Cultura: además de estimular la imaginación y la creatividad, leer y hacer teatro refuerza los conocimientos en otras disciplinas como literatura, arte, historia, danza, música, cine, etc.

¿Te animas ahora a acercar el teatro a los niños y jóvenes de tu entorno?

Posibilidades de trabajar con el teatro 

Podemos practicar teatro con niños y jóvenes de tres maneras diferentes:

  • El juego de títeres, los niños reciben material y se divierten manipulándolo y descubriendo sus posibilidades expresivas de manera libre o bien orientada por un adulto, ya sea en grupo o individualmente. Los juegos pueden realizarse con música, efectos sonoros o de luces. En esta situación, no hay público espectador.
  • Las improvisaciones, se hacen siguiendo unas consignas previas para poner en práctica una serie de acciones sin ensayo. Los diálogos surgen sobre la marcha y normalmente se realizan en grupos de dos a cuatro niños, que interactúan entre sí. En este caso, puede o no puede haber público.
  • La representación teatral, propiamente dicha, de una historia ensayada que sigue un texto, y sí hay público. Los propios niños y jóvenes participan en la fabricación del material necesario para la puesta en escena, así como en la creación de la obra.

    Consejos para practicar teatro por etapas educativa

    La dificultad del proceso dependerá de la edad de los participantes. No es lo mismo acercar el teatro a niños de cuatro años que a niños de siete o de doce años en adelante. El desarrollo cognitivo y las destrezas individuales son diferentes. Por ello se recomienda empezar con cuentacuentos o teatro de títeres con los más pequeños y, una vez que aprenden a leer a partir de Primaria, introducir textos. Al principio serán obras teatrales sencillas, que irán ganando complejidad según pasen de curso.

    1. Cuentos y títeres en Educación Infantil

    Trabajar con cuentos y títeres en el aula de Educación Infantil es una experiencia lúdica que fomenta el desarrollo intelectual y emocional de los niños, además de enseñar valores éticos útiles frente a la vida. Una actividad que conjuga acción visual y verbal, inventiva e imaginación.

    Además, cuando los más pequeños se ponen en el lugar de los personajes, improvisan y actúan como ellos, asignan roles y se abren a expresar sus propias circunstancias personales y/o familiares.

    ¿Qué necesitas?

    • Cuentos ilustrados, libros teatro, libros pop ups, etc.
    • Títeres de dedo, de manopla, figuras recortadas, marionetas, etc.

    Actividades para realizar en clase

    • Presentar a los niños el material que vamos a utilizar para trabajar con el teatro.  Este permanecerá en clase durante todo el curso. Una buena forma de crear lazos sería invitarlos a elegir un nombre para cada uno de los títeres, marionetas o figuras.
    • El docente puede valerse del títere para anunciar hechos relevantes de vez en cuando (fiestas, cumpleaños, visitas, etc.), o dar consejos a sus alumnos sobre alimentación, aseo personal, comportamiento cívico, etc.
    • Dedicar gradualmente un rato del tiempo lectivo a juegos de títeres para su familiarización.
    • Cada viernes, se selecciona uno o varios títeres viajeros, que irán a pasar el fin de semana con unos afortunados de la clase, quienes contarán al resto, al inicio de la nueva semana, qué juegos han llevado a cabo con ellos.
    • Escoger un cuento o inventar una historia entre todos con varios tipos de personajes (animales, criaturas mágicas, profesiones, etc.), un lugar y los temas que se quieren tratar (familia, paz, miedo, amistad, etc.).
    • Crear nuevos títeres en clase de manualidades que se sumarán a los ya existentes, por ejemplo, con material reciclado. Asimismo, los niños se encargarán de pintarlos, vestirlos, crear un decorado, etc.
    • Comenzar los ensayos, leyendo el cuento y usando los títeres según las acciones de los personajes. Podéis modular las voces y sumar música, efectos sonoros y cambio de luces para reforzar la historia.
    • Transmitirles que el día de la representación es un día especial.
    • Elaborar invitaciones para las familias si se desea que papás y mamás sean partícipes del acto.

    Lecturas recomendadas para Educación Infantil (3-5 años)

    Bienvenido al teatro de los cuentos Ernest y Celestine Cuentos de lobos

    El teatro del PrincipitoBienvenido al teatro de los cuentosEl gran libro con pop-ups de Ernest y Celestine, Cuentos de lobos

    2. Hacer teatro en Educación Primaria y Secundaria

    Una vez que han aprendido a leer, podemos usar textos teatrales infantiles y juveniles como los de la colección El Barco de Vapor y la colección Clásicos.

    No obstante, tengamos siempre en cuenta la importancia del proceso creativo y olvidemos la necesidad de una puesta en escena impecable. Hasta los doce años, se recomienda no forzar el saber de memoria cada diálogo, sino que basta con entender la idea y expresarla, aunque esto dependerá de cada niño. Cuanto más mayores, más fácil les resultará entender las pautas lingüísticas y técnicas, se concentrarán mejor en la actividad y mostrarán más desinhibición junto a sus compañeros.

    ¿Qué necesitas para montar una obra?

    • Un texto con personajes, una trama que contenga temas de interés para los niños
    • Actores
    • Un espacio para ensayar y representar
    • Escenografía, vestuario, utilería, etc.
    • Iluminación y sonido

    Como el teatro se vale de palabras e imaginación, los dos últimos puntos son opcionales. ¡Podemos hacer teatro en cualquier parte!

    A grandes rasgos, quien se encargue de la dirección del montaje tendrá que prestar atención al trabajo actoral (contar una historia a través de acciones y emociones), de la composición en la escena (dónde se coloca cada persona o cosa según el momento), y del movimiento escénico (entradas, salidas y acciones sobre el escenario).

    La importancia del juego en los ensayos

    Hay que ensayar mucho para poner a punto una obra de teatro y compartirla con el público. Y antes de cada ensayo, hay que seguir un ritual que todos los actores del mundo ponen en práctica: ¡el juego!

    Jugar ayuda a dejar fuera del aula de ensayo las preocupaciones, a concentrarse, a relajarse frente al estrés y a activar otro tipo de energía a más creativa. Además, favorece la desinhibición y la cohesión de grupo al desechar la vergüenza y a establecer lazos de confianza entre los actores.

    Existen miles de juegos teatrales, cada uno con una finalidad. Nosotros vamos a mostrarte seis, sencillos y divertidos, para tu próximo ensayo.

    6 juegos teatrales para niños y jóvenes

    ¡Antes de empezar, hay que calentar! Un ensayo conlleva actividad física, lo mismo que practicar deporte, por eso no podemos empezar en frío. Calentar los músculos y la voz, alrededor de quince minutos, evitará lesiones y, además, permitirá concentrarse en el aquí y ahora. ¡Adelante!

    1. Diagonales. Se empieza caminando por el perímetro del aula y, enseguida, marcamos con la mirada puntos al otro lado del espacio que alcanzamos cruzando en diagonal. Cambiamos de dirección al llegar a ese punto y buscamos otro. Poco a poco, se aumenta la velocidad hasta correr. Luego, se disminuye el ritmo hasta caminar de nuevo. Podemos incluir variantes si damos un número a una acción determinada. Por ejemplo, cuando alguien diga ¡uno!, damos una palmada arriba; con ¡dos!, saltamos en el aire, y con ¡tres!, hacemos una sentadilla rápida.
    2. Mi espejo. Por parejas y por turnos, un compañero se coloca frente a otro a poca distancia, cada uno realiza muecas y gestos que el otro debe repetir como si fuese el reflejo de un espejo. Podemos variar la intensidad y velocidad de los movimientos. Se termina mirando a los ojos del otro sin hablar o reírse durante 30 segundos. Una variante de este ejercicio consiste en que una persona se sitúa al frente del resto del grupo y realiza acciones con su cuerpo y voz mientras los demas lo imitan, cambiando por turnos.
    3. ¿Qué animal eres tú? Piensa en un animal, cierra los ojos e imagina que te conviertes en pájaro, perro o león. Poco a poco, comienza a moverte como lo haría él: bate las alas, olfatea el ambiente, muestra tus garras, repta por el suelo, salta obstáculos,etc. ¡Lo que se te ocurra! Cuando lo sientas parte de ti, abre los ojos y continúa comportándote así por todo el espacio.
    4. ¡Pim, pam, pum! Necesitamos un globo o una pelota y nos colocamos en círculo de pie. Pasad el globo de uno a otro siguiendo estas tres premisas: decimos ¡pim! cada vez que lo recibimos; ¡pam! si queremos que cambie de dirección y ¡pum! para señalar a un compañero que debe recogerlo sin que toque el suelo. Si esto sucede, la persona sale eliminada del círculo. Para hacerlo aún más disparatado, podemos incrementar la velocidad.
    5. De mudanza. Todo el grupo debe descargar un camión imaginario y colocar los objetos, también imaginarios. Antes de empezar, decidid si se trata de una casa, un museo, una tienda, etc., y qué partes del espacio será la cocina, los dormitorios, las salas de exposición, el escaparate o el almacén. ¡Deja volar la imaginación! No se puede superponer objetos ni chocarse entre compañeros. La acciones pueden realizarse en silencio o mientras cantáis la misma canción.
    6. Las cinco diferencias. Nos colocamos en dos hileras enfrentadas y cada uno debe observar atentamente al compañero de enfrente durante treinta segundos (postura, ropa, peinado, adornos, expresión, etc.). Luego, nos damos la vuelta sin mirar y los observados tienen otros treinta segundos para modificar cinco cosas de su aspecto. Los primeros vuelven a mirar y tienen que averiguar y decir en voz alta qué ha cambiado del compañero.

    Libros para leer y representar en Primaria (6-12 años )

    Lula Luciérnaga En el país de los trequetés Al teatro con Rodari Un día en el museo

    Lula Luciérnaga, En el país de los trequetés, Los Darling, Al teatro con Rodari, Un día en el museo, La foto de los diez mil me gusta, Los Futbolísimos. El musical.

    Libros para leer y representar en Secundaria (+13 años)

    La casa de Bernarda Alba Hamlet La vida es sueño Fuenteovejuna

    La casa de Bernarda Alba, Hamlet, La vida es sueño, Fuenteovejuna, Bodas de sangre, Tres sombreros de copa, Luces de bohemia, La Celestina, Don Juan Tenorio.

    Lee otro artículo realcionado con el teatro

     

    Añadir nuevo comentario

    Artículos relacionados

    Descubre la banda sonora de tu asignatura

    Descubre la banda sonora de tu asignatura con Savia Nueva Generación
    Leer más

    Aprendizaje competencial. Revuela 

    Aprendizaje competencial. Proyecto Revuela
    Leer más

    Formación gratuita para profesores

    Sigue aprendiendo de forma gratuita con SM Formación
    Leer más

    Aprendizaje basado en competencias

    Aprendizaje basado en competencias. El ecosistema digital de SM Educamos apoya la innovación y el progreso sobre el modelo tradicional de calificación
    Leer más

    Ver todos los artículos

    Top