• BLOG

Aprendizaje Cooperativo, aprender para el siglo XXI

Los nuevos retos demandan nuevas competencias en tus alumnos. ¿Cómo puede ayudar el Aprendizaje Cooperativo en esta misión?

Aprendizaje Cooperativo

Los nuevos retos del siglo XXI demandan nuevas competencias en los alumnos relacionadas con el liderazgo, la gestión de equipos, la capacidad de comprender y de expresarse, la resolución creativa de problemas... Todo esto y mucho más se desarrolla con el Aprendizaje Cooperativo. 

Aquí te dejamos unas pautas para ponerlo en marcha en el aula. Pero si quieres aprender de la mano del experto Francisco Zariquiey, apúntate a la formación Promueve la cultura de la cooperación

Patrones de interacción en el aula

Para Roger Johnson, referente mundial en el ámbito del Aprendizaje Cooperativo, en el aula pueden darse tres patrones de interacción: 

  • El competitivo: los alumnos no comparten información para conseguir ser mejor que los demás.
  • El individualista: los alumnos trabajan solos y no se preocupan por lo que hacen los demás.
  • El cooperativo: todos los alumnos se ayudan los unos a los otros y celebran el éxito de los demás como si fuera el suyo, así sienten que importan al colegio y se administran mejor.
¿En qué consiste el Aprendizaje Coorperativo?

Mediante esta metodología educativa el alumno pasará de ser un individuo pasivo a formar parte de su propio aprendizaje cooperando con sus compañeros y asumiendo diversos roles en el aula: enseña, aprende, discute, pregunta, responde, reflexiona. 

La dinámica del aula es amigable, positiva, orientada hacia todas las formas de la inteligencia y a los ciclos de atención. Este modelo se caracteriza por su flexibilidad y su adaptación a todos los niveles. Y su éxito radica, según sus propias palabras, en “la interdependencia positiva”, que hace que cada uno de los alumnos reconozca que tiene que preocuparse por las otras personas.

Por su parte, David Johnson, referente junto con su hermano en esta metodología, destaca que el Aprendizaje Cooperativo “consigue que cada miembro se convierta en un individuo más capaz por sí solo, con más destrezas”.

Ventajas del Aprendizaje Cooperativo

Entre las ventajas de este sistema de aprendizaje, los hermanos Johnson destacan “el éxito académico y profesional, la calidad de vida, la felicidad y el bienestar psicológico”.

Además, el mercado laboral está demandando nuevas competencias a las personas que se incorporan a él. Estas competencias están ahora mucho más relacionadas con el desarrollo de habilidades interpersonales como el liderazgo, el trabajo en equipo, la organización y la gestión de conflictos.

Con el Aprendizaje Cooperativo los alumnos desarrollan sus capacidades comunicativas, de adaptarse al cambio y de mostrar flexibilidad. “Las personas aprenden más, se desarrollan y conectan más con otras personas cuando están cooperando, y mucho menos cuando están compitiendo o trabajando de una manera aislada”, afirman David y Roger Johnson.

En palabras de Enrique Maestu, profesor y director del Colegio Virgen de Europa, “no podemos seguir centrando el desarrollo del currículo escolar en la incorporación de cada vez más contenidos; hemos de dedicar cada vez más tiempo a lo que los alumnos se llevarán puesto para siempre. Dediquemos tiempo a formar el pensamiento crítico, la capacidad de análisis, de observación, las habilidades comunicativas, la responsabilidad, la capacidad de emprender. Para todo eso, en suma, se necesita que apliquemos nuevas formas de enseñar y cambiemos los objetivos de aprendizaje”.

Cómo aplicar el Aprendizaje Cooperativo en el aula

Mel Elices Agudo, educadora infantil y consultora educativa, nos da algunas pautas para implementar el Aprendizaje Cooperativo en el aula:

El papel del docente

La función del docente en este caso es la de ser guía, interactuar con los estudiantes en el proceso de aprendizaje y promover las relaciones y valores adecuados entre los miembros del grupo. 

Actividades y objetivos

El primer paso es establecer qué actividad van a trabajar los alumnos. Debe ser interesante y motivadora, en la que ellos sean partícipes y conscientes de los conocimientos que están adquiriendo. Preferiblemente, lo ideal sería optar por una actividad que les ayude con el día a día y en la que tengan que investigar y comunicarse con los miembros del grupo. Para ello, el docente contará con la opinión de los alumnos: les preguntará lo que les apetece hacer, sobre qué les gustaría investigar, si hay alguna noticia que les haya llamado la atención especialmente... Por último, es importante que el profesor sea coherente y claro con los objetivos a alcanzar para evitar confusiones en el proceso.

Diversidad en los grupos

El profesor organizará los grupos e intentará que dentro de ellos haya diferentes opiniones, diferentes visiones, diferentes formas de pensar, distintas formas de actuar... De esto modo, el aprendizaje será increíblemente significativo, variado y provechoso. Que haya diversidad ayudará a los estudiantes a mantener la escucha activa, a respetar, a expresar sentimientos y emociones y a tolerar los pensamientos e ideales de los demás.

Entorno seguro

Es muy importante que cada miembro se encuentre a gusto con los demás compañeros. El docente promoverá la comunicación y el respeto interactuando con ellos, siendo su apoyo y enseñándoles habilidades sociales concretas. Debe fomentar la seguridad y la confianza entre los miembros, que cada integrante pueda decir lo que piense en cada momento sin tener ningún tipo de miedo o tensión.

Aprendizaje Cooperativo

Flexibilidad y creatividad en el proceso

Al principio, el docente debería guiar el proceso y el aprendizaje, pero poco a poco irá proporcionando más responsabilidades a los alumnos. Les dará libertad para que ellos mismos sean los que desarrollen sus pensamientos ideas, los que tomen las decisiones más adecuadas, los que se organicen, los que asuman los diferentes roles dentro del grupo...

Metodologías diferentes en un mismo aprendizaje

Con el Aprendizaje Cooperativo se pueden proponer debates muy interesantes, trabajos de investigación en grupo, actividades para la resolución conflictos... Será muy didáctico que el docente se invente un posible problema y que los alumnos sean los que lo tengan que resolver para llegar a la solución.

Interés del docente y resolución de dudas

Es aconsejable que los profesores dejen los diez últimos minutos de cada clase para que los estudiantes planteen dudas, para que hablen de los obstáculos que van teniendo y tengan un espacio de debate.

Las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías pueden ayudar a que se dé esa cooperación. Cuando se usan adecuadamente favorecen la interacción, la comunicación, la investigación, la diversidad de ideas y la innovación.

SM Formación

En SM creemos que para liderar y enseñar es necesario seguir aprendiendo siempre. Por eso, desde SM Formación apostamos por la cualificación del profesorado y directivos ofreciendo acciones formativas tanto online como semipresenciales orientadas a la mejora de las competencias en diferentes materias. ¿Quieres saber más sobre Aprendizaje Cooperativo? Fórmate junto a los mayores expertos en educación.

Curso de Aprendizaje Cooperativo

Añadir nuevo comentario

Artículos relacionados

Francisco Zariquiey: Aprender para la vida

Aprender para la vida
Leer más

Claves para afrontar la vuelta a las aulas 

Raquel Monforte y José Ignacio Jiménez nos dan las claves de su conocimiento y experiencia sobre cómo afrontar la vuelta a las aulas.
Leer más

Ver todos los artículos

Top