• BLOG

5 consejos para trabajar las emociones en el aula a través de los cuentos

Conseguir un entorno seguro en el aula para que tus alumnos se abran y hablen de forma natural de sus emociones es posible a través de los cuentos

Cuentos y emociones

¿Cómo puedo trabajar las emociones en el aula con mis alumnos? ¿Qué herramientas tengo a mi alcance para dar pie a hablar de los sentimientos? ¿Puedo utilizar los cuentos para este fin?

Son muchas las preguntas que nos surgen a la hora de plantearnos trabajar las emociones con nuestros alumnos. Estas, al igual que el deporte, requieren un entrenamiento constante, y por ello, es necesario que estén presentes en diferentes actividades.

Begoña Ibarrola, psicóloga especializada en educación emocional, nos explica que, a pesar de haber muchos recursos para desarrollar y educar las emociones de los niños, el cuento es uno de los más adecuados porque, además de entretener, nos ayuda a comprendernos a nosotros mismos. Los personajes de los cuentos viven todo tipo de experiencias y emociones y el lector -al empatizar con ellos- las hace suyas.

Aquí te dejamos algunos consejos para trabajar las emociones en el aula a través de la lectura:

  1. Utiliza libros en los que queden claros los nombres de las emociones. Ponerles nombre ayuda a identificarlas, comprenderlas y verbalizarlas. Así podrás evitar que los niños canalicen las emociones de forma inadecuada.
     
  2. No emplees la palabra “no” con tus alumnos cuando te refieras a emociones. El “no” da pie a usar frases como “no estés triste” o “no te enfades”. Son frases que frustran a los niños y no legitiman sus sentimientos. Que, como adulto, te intereses por sus emociones y las entiendas les hace sentir seguros y comprendidos. A través de un cuento puedes explicarles cómo enfrentarse a diferentes situaciones y ellos mismos podrán verse reflejados en ellas.
     
  3. Deja que se expliquen. Si en algún momento de la lectura se sienten identificados con los personajes o alguna de las tramas deja que ellos mismos encuentren las similitudes entre su situación y las de los personajes
     
  4. El cuento es un buen recurso, pero debe ir acompañado de una reflexión. Redirige las conversaciones hacia las situaciones de conflicto que sufren los personajes y profundiza en ellas haciendo énfasis en la causa y las posibles soluciones.
     
  5. Reserva tiempo cada día para una lectura. El desarrollo de la inteligencia emocional se da con un trabajo diario.

Libros para trabajar las emociones en el aula

En SM tenemos una larga trayectoria creando libros que sirvan como herramientas adecuadas para el desarrollo de la inteligencia emocional de niños y niñas. Junto a autores como Begoña Ibarrola hemos publicado varias colecciones de cuentos que tienen como objetivo facilitar a padres y docentes las herramientas necesarias para trabajar las emociones tanto en casa como en el aula. Te invitamos a que descubras algunos de estos libros para desarrollar la inteligencia emocional.

Añadir nuevo comentario

Top