• Cómo canalizar las conductas agresivas

Cómo canalizar las conductas agresivas

El reconocimiento amoroso es una necesi­dad imperiosa. Tanto es así, que el niño que no lo reciba quizá recurra a conductas vio­lentas para conseguirlo.

Casi siempre hay un componente de natu­raleza emocional detrás de los comportamientos agresivos. La conducta violenta puede ser una manera de expresar necesidades que los niños no saben manifestar de otra manera. La mayor parte de las veces es un grito que significa "¡queredme, por favor!".

Para el niño con carencia afectiva el castigo o la reprimenda no serán comparables con la atención que puede recibir de sus padres. Aunque la reacción de los padres sea negativa, siempre será mucho mejor que la indiferencia.

Cómo canalizar las conductas agresivas

Normalmente vamos directamente a la reprimenda, olvidando la justificación de la emoción.

Ponte en su lugar

Por ejemplo, si un niño pega a su hermano porque, sin querer, le ha estropeado un juguete, primero debemos ponerlo en su lugar y darle a entender que es normal que se sienta así:

Carlos, comprendo que estés muy enfadado; yo también lo estaría si me hubiera pasado a mí...

Una vez justificados sus sentimientos, ya pode­mos hacer referencia a su conducta negativa:

...pero no está bien que pegues a Luis; lo ha hecho sin querer.

Si solo reñimos al niño por su conducta, se sen­tirá víctima por partida doble: primero, porque le han estropeado el juguete; y, segundo, porque además le hemos reñido.

Por tanto, para canalizar las conductas agresivas ¡no nos centremos solo en los hechos y seamos sensibles a las emociones!

Sentir y Pensar: Guía para las familias, 1º EP. Madrid: SM (actualización 26 de marzo de 2020)
Proyecto didáctico: Equipo de Educación Primaria de SM. Autoría: Meritxell Obiols y Rafael Bisquerra (coordinación). Edición: Pilar Menéndez. Fotografía: Javier Calbet/Archivo SM; Montse Fontich; Mattias Tunger/DIGITALVISION; Kevin Peterson, Nicola Sutton/PHOTODISC; PHOTOALTO; IMAGE SOURCE; STOCKBYTE. Diseño: Diana López. Maquetación: Noemí Expósito. Coordinación editorial: Mireia Casaus. Dirección editorial: Mayte Ortiz.

Educación emocional en familia

Top