El proyecto educativo de SM
es un fiel reflejo de nuestro compromiso
con la educación.

Refleja una mirada diferente hacia las nuevas formas de aprender y hacia las posibilidades que ofrece la cultura digital, para conseguir que los alumnos sean personas autónomas, críticas y libres.

Nuestro compromiso y nuestra experiencia de 80 años dedicados a la mejora de la educación se asientan sobre estos principios educativos: la educación integral y el aprendizaje para la vida. 

PRINCIPIOS EDUCATIVOS

Aprendizaje para la vida

Propugnamos una transferencia del aprendizaje para la vida.  Queremos que el alumno sea el protagonista de su proceso de aprendizaje, adquiriendo las herramientas necesarias para afrontar sus propios retos a lo largo de su crecimiento académico y personal. Aprender desde una dimensión más amplia y rica, y adaptada a la realidad de cada aula, de cada alumno.

Nuestro proyecto educativo tiene como objetivo ayudar a que el alumno comprensa mejor el mundo que le rodea para desarrollar de manera óptima su proyecto vital. Todo ello bajo la filosofía de la ética del cuidado, educando a un alumno que se respete y ame a sí mismo, a los demás y a su entorno. 

La educación integral

Apostamos por un modelo de persona que aprenda en todas su dimensiones; que sepa gestionar sus emociones de manera positcia, con alta autoestima y motivación de aprendizaje; y que sea crítico, tolerante y comprometido. 

En definitiva, un alumno global, abierto y feliz.

Nuestro proyecto educativo parte del respeto absoluto del valor diferencial de cada persona, potenciando todo lo que debe aportar para su crecimiento personal y para la mejora de su entorno sociocultural.

EJES DE ACTUACIÓN

SM es escuela y se siente escuela. Por ello, ofrece nuevas soluciones y recursos para preparar el entorno educativo a los nuevos retos, respetando el valor de cada individuo y desde la conciencia de la escuela como motor de transformación.

Respeto y valor de la diversidad

Cada persona es única y especial. Nuestros alumnos viven ya en un mundo sin fronteras, con un mosaico de realidades conectadas y en constante comunicación. La diversidad intelectual, física o cultural es una fuente de aprendizaje y de intercambio. Por ello promovemos ese encuentro con lo diferente, para que el alumno abrace esa diversidad, reconociendo la suya propia, y le empuje a contribuir a la integración de los colectivos menos reconocidos en la comunidad.

Innovación con sentido

Nuestra sociedad requiere nuevos modelos de aprendizaje. En SM apostamos por nuevas metodologías de contrastada evidencia de mejora en la consecución de los objeticos de aprendizaje.

Una innovación que provoca una transformación y evolución sistémica del modelo educativo, que integra todos los agentes y se adapta a cada realidad del aula, y se potencia gracias a las posibilidades que ofrece la cultura digital.

En este sentido, sabemos que la tecnología por sí misma no produce cambios, por eso trabajamos un ecosistema digital.

Conciencia de la escuela como motor social de la transformación 

Educar es cultivar en el niño el pensamiento, el juicio, la sensibilidad. Que crezca en el respeto por los demás y contribuya a la evolución de la sociedad dejando su impronta. La escuela es el gran generador de ese aprendizaje fundamental.

Nuestro proyecto educativo pone en valor la trascendente labor de los maestros y los profesores, instituciones que trabajan día a día, curso a curso, y ponen en marcha ese gran motor de cambio y transformación que es la educación.