Sala de prensa
Noticias

CILELIJ.- “Gracias a la literatura fantástica me he acomodado a la realidad”: José María Merino

16/11/2016
CILELIJ Fundación SM Literatura infantil y juvenil

México, 16 de noviembre de 2016.- En el segundo día del CILELIJ, dedicado a Lo fantástico, el escritor y novelista español ofreció una conferencia magistral sobre las bondades de la ficción. 

Verónica Murguía, Triunfo Arciniegas, Daina Chaviano y João Anzanello reflexionaron acerca de los efectos que en cada uno ha tenido la fantasía. 

“Yo veo la realidad como algo muy raro”, dijo el novelista y cuentista español José María Merino durante su conferencia magistral en el segundo día del CILELIJ. Si se hiciera un análisis estadístico, explicó, sería imposible que más de 600 personas interesadas en la literatura infantil y juvenil estuvieran reunidas aquí el día de hoy. “La realidad es rara”, insistió, “pero gracias a la literatura fantástica me he acomodado a la realidad”.

El autor de títulos de LIJ como Las mascotas del mundo transparente o Adiós al cuaderno de hojas blancas, está convencido de que la invención de las ficciones son muy anteriores al arte de la escritura. Surgieron para enfrentar la realidad de una forma no científica y es algo único de la especie humana. “La ficción es una de las formas de ver la realidad directamente comunicada con los sueños”. 

Merino creció en la España franquista y clerical, donde era común el dicho ‘novelas: no-verlas’. Pero tuvo la suerte de que su padre fuera un librepensador y su casa estuviese llena de libros. El descubrimiento de textos fantásticos completó su forma de ver la realidad. “En los viajes de Gulliver se aprende sobre lo relativo que es todo: el gigante en otro sitio es enano. El asno de oro, que es antecedente de Gregorio Samsa, enseña sobre las extrañas transformaciones personales y sociales”. 

Otros autores iberomericanos expresaron su opinión sobre el tema en el panel Lo fantástico en la LIJ. La primera fue la mexicana Verónica Murguía, ganadora del premio internacional Gran Angular SM por su novela fantástica Loba. Murguía contó que comenzó a estudiar la licenciatura de Historia pero no logró terminar: “Me la pasaba mirando por la ventana pensando en cómo sería”. Para esta autora, “todos somos desterrados de la infancia y nada nos hacer regresar a ella como la fantasía”. 

El colombiano Triunfo Arciniegas coincidió en que “lo fantástico y lo real son dos caras de una misma moneda”. Pero no sólo los mundos de fantasía sino toda la ficción, porque “la ficción transgrede la vida cotidiana” y “amplía los límites de nuestra pobre y limitada realidad”. Lo mismo pasa con las novelas "realistas", por ejemplo las de Vargas Llosa, porque atrapan con la arquitectura de la obra y hacen al lector la historia. “Solo vale la pena leer cuando lo hacemos con fe”, sostuvo el autor de novelas como La llorona y La hija del vampiro. 

Daina Chaviano, de origen cubano, narró cómo el régimencastrista prohibió todo tipo de lenguaje fantástico en los 70, por su innegable capacidad de subversión: “Porque se vale de símbolos para retratar la realidad desde ángulos indirectos”. El brasileño João Anzanello consideró que “la literatura es una segunda vida donde podemos elegir los sueños que queremos vivir”.